¿ Estas lista?

¿Estas lista?

¿Como hablarle a una niña de 13 años sobre el sexo, sin complicarle la vida?
Cuando mi mamá era niña era mas fácil, simplemente ignoraban la cuestión hasta pocos días antes del matrimonio. En cuanto a mi, recuerdo que fue hasta sexto grado de primaria cuando nos hablaron por primera vez del sistema reproductivo de la mujer (por que del hombre lo pasaron por alto), recuerdo perfectamente el rostro serio de la monja que era nuestra maestra, explicándonos sobre un diagrama colgado en el pizarrón el ciclo menstrual (que a varias de mis compañeras había tomado por sorpresa meses antes sin que supieran de que se trataba). Ese día no hubo sesión de preguntas y respuestas como siempre que tratábamos un tema nuevo, (a decir verdad, dudo que la madre supiera más allá de lo que nos estaba enseñando). Fue estando ya en secundaria, cuando el tema fue ampliado a lo que se refería al embarazo, desde la fecundación hasta el nacimiento del niño, (saltándose el como y el por donde). Ya en la preparatoria (que curse en un colegio diferente, no de monjas y para variar, mixto), uno de los profesores de higiene personal (así se llamaba la materia), nos hablo de todo el proceso sin guardarse nada)
Yo tenía en esa época, entre 15 y 17 años y dos o tres de mis compañeras, se habían retirado de la preparatoria, según nos enteramos, por estar embarazadas.

Fue en esa época cuando se comenzó a ensalzar al tipo desenfrenado, mal educado y se ridiculizo al tipo educado y reservado en películas como american pie, los nerds etc. Hasta la famosa película de vaselina
De repente todo lo que había sido bueno se convirtió en motivo de vergüenza, el ser estudioso, respetuoso, caballeroso, paso a ser vergonzoso. Frases como “Es un nerd”, “un fresa” etc. Eran utilizadas para denigrar la educación.
Lo que antes fueran consideradas virtudes, se convirtieron en defectos señalados, y una de las mas atacadas fue la virginidad.
Si por alguna razón una se enojaba y levantaba la voz; era por falta de sexo; si una decía que no, era por mocha. Incluso llego el momento en que compañeras mías comenzaron a decir que ya no eran vírgenes, (aunque lo fueran), solo por no desentonar con los amigos.
Para cuando termine la preparatoria y comencé la carrera, el problema ya no era el tener relaciones sexuales o no, el problema era abortar o no. Fue en esa época cuando se empezó a escuchar la frase de “es tu cuerpo” tu puedes hacer lo que quieras. Y ahí seguimos.

La virtud de ser célibe dejo de existir. El que lo era por convicción, según la mayoría, mentía. El sexo tomo un lugar sobre la conciencia, no era algo que pudiera decidirse, pasó a ser una necesidad básica del ser humano, no como medio para preservar la especie, sino algo tan básico como comer o dormir. Cualquier cosa mala en la vida o en el carácter de alguien pronto se convirtió en sinónimo de sexualidad reprimida; y por lo tanto, todo se solucionaba con tener relaciones sexuales.

¿Es el sexo malo?, No!, ¿es pecado?, No! ¿Cuándo, a que edad? Uno decide! ¿Cómo, con quien? Uno decide. ¿Hay normas? No! ¿hay consecuencias? SI!

Y de las consecuencias no se habla! Y si se hace, estas son minimizadas.
La principal y más importante es el embarazo. No se puede negar, por mas que se intente, que el fin primordial de las relaciones sexuales, es el de multiplicarnos como especie. Sin hablar de religión o de educación; hablando solo en plan de la naturaleza, no lo podemos negar, el fin del acto sexual, es el procrear, no el placer, aunque así pretendan hacerlo creer.
En segundo lugar, y no menos importante, es la transmisión de enfermedades que van desde simples infecciones hasta el contagio de enfermedades que no tienen cura y en el caso de algunas de ellas como el sida, pueden ser mortales.
Y en tercer lugar, están las consecuencias morales, que no tiene que ver con la educación o la religión, si no con nuestra propia conciencia de ser humano.
En la actualidad una jovencita de 15 años que se entrega a su novio por que lo ama con toda el alma siente el mismo temor, que una de hace 50 años, de ser descubierta, de ser abandonada, de ser menospreciada. O un jovencito de esa edad, ve con horror como empiezan a salirle verrugas o llagas, aun con el conocimiento de esta época, siente el mismo temor y la misma soledad de un joven, en las mismas circunstancias de hace 50 años. Y del embarazo ni hablar!
¿Quien en la actualidad no sabe del uso del condón? ¿Como pueden pasar estas cosas? Con tanta información ¿Por qué siguen sucediendo?
¿En donde nos equivocamos? Ya basta de mentiras, el condón o cualquier otro método, por bueno que sea, no es infalible, quizá reduzca las posibilidades de una consecuencia, pero todos sabemos que nos son 100 por ciento seguros.
Entonces, ¿Por qué no recapitulamos y regresamos a la base?
Ser célibe es una virtud del ser humano, una virtud es lo que nos hace ser, precisamente eso, humanos.
Las virtudes se cultivan, como cualquier campo en el que sembramos, para lograr una buena cosecha.
El cultivar una virtud, no es cosa fácil, ni cosa de un día, se necesita mucha fuerza de voluntad y mucho trabajo, pero el fruto vale la pena.

A la pregunta ¿Cuándo? No hay que responderla con un “cuando quieras” hay que responderla con un “cuando estés listo a afrontar las consecuencias (físicas y morales)”
A la pregunta ¿Cómo? No hay que responderla con un “como quieras” hay que responderla con un “como te sientas bien física y moralmente”
A la pregunta ¿con quien? No hay que responderla con un “con quien quieras” hay que responderla con un “con quien te haga sentir segura, amada, respetada, con quien ames y respetes”

Las tres van unidas de la mano, ¿quien no se ha sentido enamorada en la adolescencia? Así que con un “cuando ames a alguien” no basta, ya que no basta con amar si no se esta dispuesto a aceptar las consecuencias.

Todos los extremos son malos. No es bueno reprimir la sexualidad, pero tampoco lo es el libertinaje.
Enseñemos a nuestros hijos el valor de las virtudes y sobre todo el respeto a uno mismo y a los demás.
Septiembre
Abril 2008


Safe Creative #0804180592795

el perdon

Una Mirada al Alma

El perdón

Perdonarías tu a un pederasta que violó, mutiló, torturó y mató a tu pequeña niña de 9 años?

Invariablemente cuando comienzo a hablar de lo importante que es perdonar, recibo preguntas similares a la anterior; ¿perdonaría yo?

Perdonar, una palabra complicada que es difícil de definir aunque tiene muchos sinónimos: absolver, indultar, dispensar, condonar, eximir etc. Pero ¿qué significa en sí, la acción de perdonar? Hablando materialmente (un idioma que muchos conocemos mejor que cualquier otro), el perdonar una deuda es borrarla, olvidarla, si tú me debes 10 manzanas y yo te perdono tu deuda, ya no puedo contar con esas 10 manzanas, así que más vale olvidarlo, no podría ir por la vida diciendo, tengo 1000 manzanas mas 10, menos 10 que me debían y que perdoné, sería ridículo!

Una de mis hermanas fue hace años a las carreras de caballos, ahí apostó y perdió 20 dólares…

Ver la entrada original 1.512 palabras más

Duele…

Una Mirada al Alma

Duele

Duele, insoportablemente duele

Este cruel adiós que se adivina,

En las frías sabanas de un ayer que se termina

Con un café humeante que se queda sin beber,

Con un beso dado al aire por las prisas,

Y el gesto ambiguo de una mano diciendo volveré.

 

Duele, irremediablemente duele

Esta historia que termina;

Este amor que se evapora

Como agua bajo el sol,

Que en su huida va contando

Una historia del fracaso

 De un amor.

 

Duele, insoportablemente duele

Este silencio que se adueña

Del momento posterior  a tu llegada

Y sustituye caprichoso a las palabras

De un antaño que se pierde en la memoria

Y se empeña en no volver.

 

Duele, insoportablemente duele.

Esa flor seca deshojada entre las Páginas

 De un viejo libro de poemas

Cuyas letras borroneadas por el tiempo

Ya no invitan, como antes,  a leer.

 

Duele, irremediablemente duele

Esta historia…

Ver la entrada original 30 palabras más

como antes

Una Mirada al Alma

Como antes

A pesar de la distancia Y del tiempo transcurrido,

A pesar de de los momentos Que el viento se llevo,

A pesar de los recuerdos, Que almacenados aguardan

La señal que les dé el olvido,

Sigo teniéndote dentro de mi corazón.

 

A pesar de las mañanas frescas, de los dulces despertares,

A pesar de las miradas tiernas y los cantos de las aves,

Del aroma de las rosas que abren cuando el sol sale,

Sigo sintiendo nostalgia por aquellas torrenciales tardes.

 

A pesar de que mi cuerpo se cubre de un nuevo aroma

Y que de mis labios salen palabras prometedoras,

A pesar de llevar la frente en alto, los ojos con donaire,

Sigo extrañando los besos que me regalabas por las tardes.

 

A pesar de haber recorrido mil caminos, mil lugares

Siguen volviendo…

Ver la entrada original 40 palabras más

si hubiera tenido un hijo

Una Mirada al Alma

Si hubiera tenido un hijo

Si hubiera sentido el placer

De sentirlo en mis entrañas

De escuchar su corazón,

De sentir de vez en cuando sus patadas…

No importara que naciera

Con dolor, de madrugada.

 

Le hubiera arrullado en mis brazos

Mientras una canción le cantara

Hasta que durmiendo tranquilo,

Con los ángeles soñara.

 

Si hubiera tenido un hijo

No me hubiera perdido por nada

Sus primeros pasos

Ni sus primeras palabras.

 

Hubiera sido en sus juegos

Policía, ladrón, caballo, perro,

De autos corredor,

Empuñaríamos juntos las armas

Jugando al vencedor.

 

Le hubiera montado en mi espalda

Y cabalgado por el comedor

Le hubiera enseñado que en la vida

Todo es alegría, con un poco de dolor.

 

Le hubiera enseñado, ante todo,

As seguir de Cristo el ejemplo

A comprender, a perdonar,

A dar un paso mas

Y a ceder a otro su alimento.

 

Ver la entrada original 56 palabras más

polvo fino

Una Mirada al Alma

Polvo fino

Desde lo más profundo de mi alma,

Desgarrando el silencio de la noche,

Emerge, cual lava de un volcán ardiente,

Un lamento de desesperación…

 

Buscando encontrar una respuesta,

Buscando encontrar oídos  en mi Dios

Más solo lo escucho yo misma

Y muero cada día, cuando se muere el sol.

 

Con la salida, cada noche, de la luna,

Cuando el cielo, de estrellas, se ha alumbrado,

Me olvidan la paz y la alegría,

Y me envuelve un infierno solitario.

 

Y el lamento que desde mi pecho sale,

Convertido en susurro por el viento,

Hace que mi corazón, cual caballo desbocado,

Pretenda salírseme del pecho.

 

Y las lágrimas acuden a raudales,

Sin vergüenza a mis ojos,

Y en su camino, despiadadamente,

Van hiriéndome la piel del rostro.

 

Y mis sentidos, ansiosos se despiertan,

Entorpeciendo las funciones de mi mente,

Como atendiendo un llamado silencioso

Que…

Ver la entrada original 179 palabras más